fbpx

Entrevistas Creativas: José Barreiro

En muchas ocasiones, la voz es una de las partes más importantes en cualquier pieza audiovisual. ¿Cuántas veces hemos dicho “esta voz me suena mucho” y no sé de qué? Este seguro que es el caso de José Barreiro.

Un gallego criado en Canarias que lleva más de 18 años en Madrid, y ahora consigue sacar tiempo para locutar campañas de publicidad, documentales y, además, es profesor del Máster en locución Audiovisual, Publicitaria y Documental de la Universidad Rey Juan Carlos.

Locutor profesional canario y gallego

¿Cómo te planteaste trabajar en el mundo de la locución y el doblaje?

Mi acercamiento a la voz y al sonido es vocacional, se remonta a una parte de mi más temprana infancia que no recuerdo. Tuve la suerte de ser golpeado por una de esas vocaciones totalmente irracionales que te llevan a adoptar un compromiso con la actividad que deseas desempeñar contra todo y contra todos.

¿Cómo debe ser una voz para que alguien pueda dedicarse a la locución?

Para mi la voz es el conjunto de cualidades físicas que conforman un sonido sobre el que es transportado un mensaje, por lo que podríamos empezar desmontando el mito de “hay que tener una voz bonita”. La voz para un locutor es igual que el cuerpo para un actor, una herramienta expresiva. Al final el físico del actor influirá en el reparto de uno u otro personaje y con la voz sucede lo mismo. Una voz es un poderosísimo instrumento al que puedes dedicar una vida entera de exploración y puede sacarse mucha verdad de cualquier voz.

¿Cuales fueron tus primeros pasos? ¿Por dónde empezaste?

[one_third]

Con ocho años hacía programas de radio en mi casa entrevistando a mi madre.

[/one_third]

[two_third_last]Con ocho años hacía programas de radio en mi casa entrevistando a mi madre, a los 9 aparecí en una serie de obras de teatro de la Radio Galega, a los 11 tenía un tinglado de cables y aparatos viejos en mi habitación con los que por ejemplo, podía hacer efectos vocales rectificando la velocidad del motor de un casete. Con 14 años hice mi primer programa de radio y con 16 entré en Onda Cero Lanzarote para hacer de todo, en esa forma tan apasionante en la que se trabaja y aprende en una emisora local. Con 19 me sentí preparado para dar el salto a Madrid, toqué a la puerta de Los 40 y a los pocos días estaba en antena pudiendo decir por fin aquello de “una hora menos en Canarias”. En paralelo me he formado constantemente, pasando por todos los foniatras, profesores y academias que he podido.[/two_third_last]

¿Un spot de publicidad tiene el mismo impacto con locución que sin ella?

Está demostrado por diversos estudios que solo el tono de la voz humana, al margen de las palabras, interviene en el 38% de la asimilación de un mensaje entre dos personas.

En un anuncio, junto con las imágenes y los recursos de grafismo, no hay una herramienta de comunicación más eficaz que la voz humana para trasladar a un receptor la propuesta de valor de la marca o producto, las características diferenciadoras del mismo, el apremio de una oferta temporal, la seducción de un producto de cuidado personal o cualquier otra emoción básica como el humor, miedo, etc.

[two_third]

La voz, además, es determinante para establecer el tono y estilo de comunicación de una marca a través de su publicidad audiovisual, al igual que se hace con los estilos de realización o musicales. La voz es capaz de conectar muy rápido con el cerebro límbico de nuestro interlocutor. Esa es la parte de nuestra mente que gestiona las emociones y que es responsable de la mayoría de las decisiones finales que tomamos, entre ellas, la de compra.[/two_third]

[one_third_last]Hay otro factor más y es que en un soporte audiovisual un espectador que no esté mirando en ese momento con atención la pantalla puede recibir igualmente el mensaje publicitario a través del oído, amplificando su eficacia.[/one_third_last]

Cuando una marca decide hacer una considerable inversión en la producción y emisión de un spot quiere transmitir con la mayor eficacia y claridad un mensaje interesante para su estrategia de negocio y es difícil que renuncie al poder comunicativo de la voz.

¿Qué es lo que más disfrutas de tu trabajo? ¿Y lo que menos?

Esto es difícil de explicar y más difícil aún de creer pero te digo honestamente que no he considerado una sola vez en los últimos 25 años que yo haya trabajado ni un solo día.

[box]

No considero que haya trabajado ni un día en los últimos 25 años.

[/box]

Mi trabajo es una carrera de perfeccionamiento que tengo pactada conmigo mismo y en la que no compito con nadie y cada segundo oyendo algo, grabando o tratando con un cliente es una experiencia de aprendizaje. Disfruto de todo. Si tuviese que sacar algo negativo diría que a nivel de colectivo profesional nos falta cierta perspectiva y planificación a medio y largo plazo.

La publicidad vive un momento complicado, ¿en qué lo percibes más?

Es cierto que la inversión general en publicidad se ha visto reducida y que las marcas atan muy en corto la creatividad, dado que estamos en un periodo muy sensible al precio por parte del comprador. Se ruedan menos de aquellos anuncios que nos emocionaban, nos hacían pensar o reír porque que el entorno en el que conviven las marcas es muy competitivo. Pero por otro lado, vivimos en un mundo multipantalla en el que millones de personas llevan en sus bolsillos o mochilas dispositivos de diversos tamaños con capacidad de reproducir vídeo con una calidad inimaginable hace 10 años, aparatos permanentemente conectados a una wifi o una red de datos móviles.

El lenguaje audiovisual tiene un potencial inagotable, todo puede contarse ya con un vídeo, incluso los organismos oficiales de aviación civil te cuentan con un vídeo cómo salvar la vida en un avión. Tengo muchas esperanzas puestas en la forma en la que las marcas querrán hablarnos en todos nuestros dispositivos electrónicos de una forma casi personalizada y ahí nuestra industria tendrá mucho positivo que aportar.

¿Por qué se doblan las voces de los actores en los spots de televisión?

Te diría que por facilitar la asimilación del mensaje por parte del mayor número de personas posible. Para una marca es muy económica la partida destinada a sonorización y buscan la mayor eficacia. Creo que si una marca no se decide a doblar a sus personajes publicitarios es por una cuestión de estilo, consistencia internacional de marca, etc.

Conocí el caso de una compañía internacional que subía a su canal de youtube en España vídeos tanto en inglés como en español, considerando que su público objetivo es joven, con un perfil tecnófilo y con un nivel de inglés muy alto. Aún así esa marca ha comprobado que los contenidos en español tienen muchas más reproducciones, en una proporción de más del 90% frente a los que están en inglés. Yo llego a la conclusión de que la publicidad tiene un consumo pasivo por parte del espectador. Rara vez alguien se pone un anuncio sino que “se lo ponen” y en esa situación, a menos que dominemos una segunda lengua a nivel nativo, siempre preferiremos oírlo en nuestra lengua materna, sin el más mínimo esfuerzo de decodificación.

Hay muchos actores que dan el paso y están empezando a doblar a personajes de series de televisión y películas. ¿Cómo afecta esto al sector de la locución?

Tengo dos enfoques respecto a esta pregunta. El primero es que un actor profesional ponga su voz a un anuncio. En ese caso considero que la voz es un recurso expresivo clave en la interpretación y que un buen actor puede hacer un trabajo insuperable. Apple hace publicidad desde hace décadas con voces de actores como Richard Dreyfuss o más recientemente Bryan Cranston.

El otro enfoque es el de los personajes famosos que ponen la voz a anuncios. En ese caso la marca busca la notoriedad del personaje para amplificar la difusión de su campaña, sobretodo en  redes sociales y medios de comunicación que cubran la noticia con ese pretexto. Las empresas defienden sus intereses particulares y si han tomado esa estrategia será porque estiman que será rentable. Yo nunca permitiría que mi marca hablara de esa forma, que sacrificase la comprensión de un buen mensaje a cambio de la popularidad de quien la dice, pero es mi opinión particular.

También has trabajado como profesor, ¿cuales son las preocupaciones o las inquietudes de tus alumnos?

Tu pregunta me genera una sensación frustrante fruto de muchas desilusiones acumuladas con los años. El mayor porcentaje de personas que me hablan de trabajar en esto se refieren a mi oficio como una “salida profesional”. Y no te digo nada cuando se han decidido a considerar esa “salida profesional” porque desde el instituto le han dicho muchas veces que tiene muy buena voz para “hacer anuncios”. Hay planteamientos muy cortoplacistas y mercantilistas y yo esto lo veo como una carrera de fondo en la que seguirás corriendo el día que te mueras de viejo. Yo, a alguien que quiera dedicarse a una labor artística, le aconsejaría que se comprometa al completo con su capacitación, preocupándose de ser lo mejor posible, eso es lo que mejores “salidas” tiene.

¿A quién idolatras?

La admiración es un ser vivo que va evolucionando. Empiezas fascinado por todo el que se dedique a esto y acabas, 20 años después, siendo bastante más selectivo. Si tuviese que establecer un punto de corte, te diré que podría idolatrar a todo aquel que lleve más de dos décadas en esto y pueda seguir ganándose la vida.

¿De qué proyecto de los que has realizado estás más orgulloso?

Recuerdo con mucho cariño una serie de documentales titulada “Un mundo aparte” que ha gustado mucho al público de Televisión Española. Recuerdo una llamada de Londres para decirme que iba a grabar Gillette o una de Frankfurt convocándome para un anuncio de Porsche. Son esas vivencias en las que se te ponen los pelos de punta y te dices: “para esto viniste aquí”.